martes, 10 de julio de 2012

Animate 2012 (episodio I: la sombra invernal)

Del 6 al 9 de julio se realizó en el Centro Miguelete la primera edición de Animate 2012... ¿primera? Sí, los muchachos van a repetir en noviembre. Merced a la invaluable labor de Alejandra Márquez, los autoeditores independientes (incluyendo a Max King Comics!) estuvieron con espacio propio.

UN EVENTO BAJO EL FRÍO
Julio suele ser el mes más frío del año. ¿Alguien recuerda la última nevada que tuvimos en Buenos Aires? Bueno, fue justo para estas fechas. De hecho, ANIMATE 2012 terminaba el día en que se cumplían 5 años de la famosa nevada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Bajo estas condiciones, aunque mayormente con sol y no tanto con nubes y precipitaciones níveas, se realizó en el Centro Miguelete del partido de General San Martín la primera edición de ANIMATE 2012, convención de manga, animé, historietas, cine y gastronomía... ¿gastronomía? No, disculpen, es que los muchos stands con oferta de comida, bebidas no alcohólicas y golosinas puede generar distracción en más de uno. Y gracias que estaban esos stands, amigos, porque sin una copa de fideos maruchan calentados en microhondas para comer con los orientalísimos chopsticks, las clásicas empanadas, choripanes y panchos o los ¡chocolates en barra!, el frío espantaría a más de uno del ineludible evento mayor de historietas del AMBA (ámbito metropolitano Buenos Aires, y lo digo así porque el evento se hace apenas del otro lado de la General Paz, si no, sería 100% CABA).
No me malinterpreten, no es una crítica. Es hasta entendible que, en un contexto adverso para los otakus y sus editoriales preferidas, con el dolar inconseguible, las restricciones a las importaciones y un contexto editorial muy suceptible incluso localmente, no se vislumbraba demasiada asistencia de expositores a la convención, por lo que había que ponerse ingeniosos y colocar stands que rindan bien para la organización. Todo el evento tuvo esa impronta de mantener al asistente contento y calentito, y a los organizadores mantenerlos a flote en lo financiero. Desde ese contexto, ANIMATE fue un éxito.

FANZINEROS A LOS FANZINES
El esfuerzo que realiza Alejandra Márquez para mantener el apoyo de ANIMATE a los autoeditores independientes es loable, y probablemente en esta edición se hayan visto más historietas, más novedades y más emprendimientos en el sector de Fanzines que en el resto del evento, donde las editoriales de historietas no relacionadas con el manga estuvieron ausentes salvo por la gente de Domus, que es parte de la organización si mal no recuerdo, pero que no tiene nada nuevo que ofrecer este año.
Aunque, dicho sea, Max King Comics! no tenía ninguna novedad, no podía faltar a la cita. Estar es importante, y siempre algo se puede vender, un lector nuevo generar, y ahí estuvimos, con el stand de siempre.
A nadie le interesará saber eso, pero el bueno de Max anda con cambios en su vida personal, y dejó colgado todo lo demás, así que probablemente no veamos nada novedoso de él hasta fin de año, cuando se haga la segunda edición de ANIMATE 2012... sí, así lo oyeron. Los muchachos van a hacer una segunda edición, y es por eso que hablamos del evento identificándolo con su año.
Así las cosas, ANIMATE ha sido un buen evento, aunque la gratitud no impide hacer algunas observaciones. Sucede que como se nos brinda el espacio sin cargo alguno, uno debiera andar diciendo que todo fue una maravilla. Y del otro lado, el lector debiera suponer que por el hecho de que no nos hayan cobrado un mango, nosotros nos hacemos los boludos y mentimos descaradamente. Pues no. Ni lo uno ni lo otro. El espacio que se nos brindó fue de lo mejor que yo recuerde desde el espacio que con la Asociación de Historietistas Independientes PAGAMOS en FANTABAIRES 99, en lo que a eventos en Buenos Aires concierne. No se puede comparar para nada con lo que fue CrackBangBoom 2011 porque es otra ciudad, otra organización y otro enfoque de evento. En la primera foto pueden ver lo bien iluminado que está el sector, que contó con espacio suficiente y hasta con estructura frontal para colgar el logotipo de la editorial. Esta vez, el stand para fanzines era verdaderamente un stand, y todos los independientes participantes pudimos instalarnos con nuestras infraestructuras propias sin ningún problema. Otro poroto para Alejandra Márquez, que supo coordinarnos para evitar sobrepoblaciones y en ningún momento generamos el más mínimo inconveniente, cosa bastante destacable cuando de fanzineros se trata.

ATRACTIVOS Y PUNTOS CLAROS
Claudia Motta y Rossy Aguirre fueron las más rutilantes figuras del evento, junto con el chileno Capitán Memo.
Motta es una de las varias que hicieron la voz de Bart Simpson para la empresa que dobla la serie para latinoamérica. Los conocedores te van a decir que es la que reemplazó a Marina Huerta, que era la voz originalmente. Claudia fue parte del elenco que fue desplazado (con el gran Humberto Vélez a la cabeza) cuando el sindicato de actores entró en conflicto con la empresa. Pero los conocedores también saben que Marina, que se había alejado por problemas salariales varios años antes, muy campante volvió a reemplazar a su reemplazante y a Nancy McKenzie en la voz de Marge cuando el conflicto mentado apareció.
Rossy Aguirre es la voz de Bellota en Las Chicas Superpoderosas, de Fili en Rugrats, y la voz infantil de Krillin en Dragon Ball.
Siendo un evento muy centrado en el aprovechamiento de las figuras televisivas y en particular de las series animadas del tipo animé (Animate se llama el evento, nada menos) las voces de dibujos animados son buscadas como el oro, pero es muy difícil traerlo a Humberto Vélez todos los años, y más aún es que eso genere el mismo interés cuando se repite y se repite. Es opinión de este cronista que la monada otaku se mearía encima si ANIMATE trajera a Hayao Miyazaki, a Rumiko Takahashi, a Akira Toriyama o, me libre y guarde, a Osamu Tezuka (imposible éste último pues finó en el 89), pero se sabe que es carísimo traer a esa gente, en el caso de que puedan siquiera sacarlos de la isla (se comenta que Toriyama no quiere saber nada con viajar en avión ni en barco, y Toei animation ni por asomo se arriesgaría a sacarlo de Japón, pues es su gallina de los huevos de oro), pero no pudiendo traer a los cráneos tras las afamadas series (¿Es muy caro traer a Groening?) no hay mejor ni más adecuada idea que traer a los doblajistas, gente digna si las hay, pero cuyo trabajo se suele subestimar, de ahí que sean más sencillos de hacer venir.
Capitán Memo no es cualquier tipo, es quien le puso la voz a la versión latinoamericana del tema de apertura de HE-MAN (la serie original de FILMATION hecha para Mattel), y no tiene nada que ver con el Wachiturro. Memo también ha hecho las canciones de otras muy populares series animadas, como Mujer Araña, Heidi, La Abeja Maya, Marco, aunque no todas las cantó él, pero sí las compuso.
Y eso era todo el reparto internacional. Estas tres figuras hicieron incluso más de una función diaria en los cuatro días que duró el evento, y si no hicieron más funciones, fue porque el escenario se supo usar para un prolongado y muy bien armado concurso de Cosplay, que regalaba nada menos que un viaje a la Comicon de Nueva York, para participar del cosplay de allá, un verdadero lujo que debe aplaudirse.
El cosplay es parte importante de los eventos como ANIMATE, y muchos de los asistentes vienen  disfrazados aunque no participen del concurso.
Entre las novedades de este año, cito a una de las estrellas de la programación del Cartoon Network: Hora de Aventura. La sencillez del atuendo de Finn hizo que muchos vinieran con la capucha y la mochila que se venden, que parecen calcadas del dibujo. También pulularon peluches tanto de Finn como de Jake. Y Max no pudo evitar hacer su MKVERSIÓN! de la serie.
A quien no se lo vio entre los disfrazados fue a Argentineman, quien había prometido venir para encontrarse con otro cuya presencia se anunció pero no se concretó, que fue el famoso superhéroe argentino MENGANO. Argentineman prometió sí venir en noviembre, cuando sus shorts y su remera de manga corta no le hagan padecer hipotermia.
Hubiera sido interesante al menos poder conocer al héroe de la vida real en persona.
En otro orden de cosas, la nota local la puso Ricardo Villagrán, dibujante de Nippur de Lagash y Mark, parte de los invitados, y sin contarlo a Rubén Meriggi, el único dibujante de historietas que dio charlas en el evento. De seguro algo más hubo, pero desde el stand de Max King Comics no supimos casi nada de lo que pasaba en el resto del evento, seguramente porque las charlas se daban en la planta baja y nosotros estábamos en el primer piso.

PUNTOS GRISES
No podemos decir que el evento fue malo. Hubo mucha gente, el espacio fanzine fue óptimo y los conflictos y problemas brillaron por su ausencia, pero la vista panorámica muestra pocos stands en relación con el espacio utilizado, poquísima muestra de originales, mucho stand con nula relación con el evento (¿mencioné la nutrida oferta gastronómica?) y una completa falta de novedades, presentaciones especiales o siquiera un estreno exclusivo. Bah, es eso o sencillamente el único punto de atracción grosso del segundo piso era el escenario, porque siempre recibíamos noticias de la cantidad de gente que había en planta baja, y la verdad es que el primer piso nunca estuvo lleno hasta no poder caminar por los pasillos, y por eso no nos enterábamos de nada de lo que pasaba abajo. Qué sé yo, no es por quejarme, pero me quedaba la impresión de que esta primera edición era hija del contexto, y que había más interés en el usufructo que en generar contenidos o en poner algo de carne al asador.
 Aún siendo parte de los expositores, no puedo quitarme de encima el ojo de fan, y como tal no puedo señalar a ANIMATE 2012 episodio 1 como el mejor ANIMATE de todos. Me parece, sí, que los objetivos de la organización se cumplieron más que satisfactoriamente, y que el público y las ventas dejaron un saldo positivo, aunque no las ventas de revistas, de muñecos o de pines, sino de comidas y bebidas. Y que el asistente común se fue satisfecho física y mentalmente a su casa. El fan otaku, el historietero viejo y el comiquero de corazón tienen otros eventos que seguramente le darán más satisfacción, o pueden volver en noviembre, para la segunda edición, suponemos que la verdaderamente jugosa, y donde será más difícil venderle a la gente comida caliente y bastante más sencillo traer figuras desde el norte, haciéndolas escapar del crudo invierno del hemisferio boreal.
Disculpen ustedes si mi perorata suena a llanto. Ni siquiera es que Max King Comics! haya tenido un mal desempeño reclutando lectores en ANIMATE, que de hecho, nos fue bien, aunque no descollamos. Es que de verdad esperábamos más de un evento con los años que tiene ANIMATE, y digo que esperábamos más en cuanto a la oferta cultural. Tres internacionales haciendo dos funciones diarias o más en el escenario y algunas charlas de un gran dibujante argentino en la sala de abajo no es lo que yo recordaba que pasaba en las convenciones grossas. En mis primeros años con el fanzine, me costaba mucho mantenerme en mi espacio en los eventos, porque en todo momento había alguna charla, alguna proyección, alguna mesa redonda con algo que me apasionaba presenciar y que no iba a poder presenciar ningún otro día. Ninguno de mis compañeros mangakas del sector fanzine se retiraron de sus stands más que para ir al baño o a comprar comida. Ojalá la cosa mejore sustancialmente en noviembre. Tengo fe de que así será.

Mariano Trigueño

No hay comentarios: